sábado, 5 de marzo de 2011

Bob Schoenke, gran maestro.

En unos cuantos reportajes, entrevistas o cosas por el etilo, no dejo de insistir con una cuestión que siempre me ha preocupado, y que es ésa tendencia a obviar al arte
gráfico como primera e inevitable escuela de arte, en el sentido informal claro, que uno recibe en la vida.

Estoy hablando de mi generación y una cuantas subsiguientes o anteriores, no creo que el fenómeno se dé en estos días exactamente igual, pero en lo que a nosotros se refiere, el efecto fué arrollador.  Por estos tipos somos dibujantes.

En una entrada anterior, referido a esta misma cuestión, un lector del blog hace una contribución valiosa y esforzada, objetando este punto de vista.  Algunas de sus observaciones son compartidas por mi, aunque no su sentido general de la visión sobre el tema.  Ciertamente nadie se transforma en genio mediante el único recurso de publicar sus artesanías en diarios o revistas, así como tampoco nadie deviene artista trascendente por el mero hecho de pintar al óleo o hacer murales o instalaciones.  Ganapanes y modistos hay en ambas tribus.  Pero cuando aparece un maestro, y hay sensibilidad para detectarlo, se produce el shock.

Eso me pasó a mi cuando era un pibe y mi vieja me compraba la revista "Puño Fuerte", donde aparecía una historieta que literalmente me trastornaba, llamada "Laredo, ranger de Texas".  Ya de bastante grandote pude averiguar que el tipo que hacía esa maravilla se llamaba Bob Schoenke.  Era un trabajo seco, despojado, austero.  No sobraban ni trazos ni rayitas , sólo las necesarias, sólo lo imprescindible, lo justo, dejando un hálito de sugestión que hacia que uno "completara" el clima de cada cuadro.

Los argumentos eran de un cinismo y una crueldad que escapaba a las tendencias de la época, y en muchos casos las muchachas, todas ellas hermosas y
generalmente mexicanas (aunque había de todo) lo pasaban muy mal.  Esa mezcla de sadismo, erotismo y belleza era fatal para una salame picado fino de 9 años como era yo.  Me troquelaba el cerebro.  Las chicas eran azotadas, acuchilladas, atadas como matambres o baleadas.  Los forajidos eran fenomenalmente cínicos, súper crueles pero con un gran sentido del humor negro, se los adivinaba inteligentes.      
Sus historias siempre se desarrollan en la frontera mexicana, lo que le daba oportunidad de hacer intervenir todo tipo de personajes exóticos, además de mestizos, comancheros, indios, vendedores de armas, y por supuesto, muchos, muchos mexicanos.  Toda esa gente que se acumula en los bordes de algo.

Schoenke sentía una extraña devoción por los precipicios.  Gran dibujante del paisaje reseco del oeste, desplegaba una situación recurrente en sus historias.
Lo terrible, lo dramático pasaba siempre al borde de un precipicio.  Generalmente alguien colgaba de allí.  Hizo mil variantes con esta situación, y como era un dibujante fenomenal,  tenía una habilidad diabólica para elegir los puntos de vista o escorzos adecuados para helarte la sangre.  Transformó el precipicio en el lugar metafísico donde todo puede ocurrir.  Era el altar de las definiciones finales.

Aún hoy recuerdo una historia que me mantuvo en vilo durante semanas.
"Puño Fuerte" era una revista semanal, y ésa maldita situación duró alrededor de tres
semanas.  Yo había dejado de tomar la leche y  de escuchar a "Tarzan", por radio Splendid, a causa de la angustia.
La cosa era así: hay un "comanchero" (el flaco con cara de águila y sombrero puntiagudo que aparece en uno de los ejemplos que presento), con un puñal clavado en el pecho.  El mango sobresale unos 30 centímetros desde su chaqueta hacia afuera.
El flaco se balancea, aplastado contra la pared vertical de un terrible precipicio que se pierde a sus pies, por allá abajo.
Porqué no cae?  Muy simple.  Porque se aferra con mano de hierro al tobillo de un hermosa mexicana que también cuelga, y que era la que en definitiva le había clavado el cuchillo momentos antes.
Porqué no caen ambos, entonces?  Simplísimo.  Porque la muchacha mexicana es sostenida con mano firme por Laredo, ranger de Texas.
Laredo está en la parte superior y horizontal del precipicio, cara al cielo, con su brazo dado vuelta, sosteniendo con la mano la chica que cuelga, y lo que de ella a su vez cuelga.
Porqué no se traga el precipicio a los tres personajes?  Porqué Laredo está de espaldas?
Porque él, para evitar la catástrofe, clavó su espuela en el suelo rocoso.  Todos dependen de la resistencia de una espuela de bronce.  Una sola, es la única que tiene.
Durante las semanas que duró la situación, los tres personajes colgados conversan, se insultan, mienten, suplican, se cortejan, maldicen y sollozan.  Por supuesto, el desenlace es inevitable.  La espuela no aguanta más y se rompe...

Auténtico precursor de Sam Peckimpah, vaya desde aquí el homenaje a un verdadero maestro.  Dios sea loado y te perdone, Bob Schoenke.













14 comentarios:

Mara dijo...

Yo sé que este no es el punto ni lo importante de esta entrada, pero tengo que saber esto: cómo es carlos que tu mamá te dejaba leer esto a los 9 años??? No sólo te dejaba, sino que te compraba la revista!!!!!

mara dijo...

Acá hay cuatro individuos gritando: "¡¡¡¡Carlos Nine no te va a responder esa estupidez Maraaaaa!!!!!"...¡¡¡Bueno, bueno, dejen de gritar como locos!!!!...Aprovecho para decirte Carlos, que tarde nos enteramos que eras vos el que ilustraste dos de nuestros más queridos libros que leímos en la primaria: "La edad del pavo" y "Sol de noche". Nos colgábamos viendo los dibujos; no me olvido más cuánto me impactaron en su momento esos zapatotes rojos de la tapa, y no paré hasta encontrar unos parecidos y comprarlos... "¡¡¡¡Esto también es una pavada, Maraaaaa!!!!" UF...

Anónimo dijo...

Se ve que le influyo en su obra algo de "esa mezcla de sadismo,erotismo y belleza". En sus historietas las mujeres son;meadas, golpeadas e insultadas.
Siempre me he preguntado cual es la intención detrás de retratar estas situaciones; humor?,irreverencia?,
critica?, diversión?...vaya uno a saber.

Diego A. Parés dijo...

¡Pero ¿¿¿que pasó??? ¿Quién muere? ¿Cómo se salvan Laredo y la chica?
¡No nos deje así!

Elegante el tal Schoenke, Alex Toth lo debe haber visto.
Gracias Carlos.

Lucas Nine dijo...

Muy buena la entrada, me gustaría leer más material de este tipo pero es inhallable, incluso en internet.
Una superación del esquema que propone Schoenke sería un bandido mexicano con su único diente de oro clavado en el lomo de una serpiente de cascabel que está sujeta con la lengua a un cactus, todos al borde de un precipicio.
Los dos tratan de hablar de las relaciones que hay entre la literatura de Joyce y Kafka pero no se entiende bien lo que dicen.

mara dijo...

Pero supuestamente vos eras el legítimo heredero de esto, Lucas!!! Qué pasó!!!!!

Lucas Nine dijo...

Es dificil de leer una historia completa, Carlos tiene algunos ejemplares y recuerda otros. Nunca se reeditó, que yo sepa.

mara dijo...

Qué pena!!! Hoy la leíamos todos juntos y coincidíamos en que a ninguno de nosotros nos hubiera llamado la atención una historieta así a esa edad, nos hubieran parecido situaciones de lo más ajenas, hasta ridículas (minas maltratadas por que sí? Que no se rebelan? Ningún hombre revoleado?)Nos imaginábamos viendo un capítulo de las chicas superpoderosas y después leyendo esto y riéndonos, sin poder entrar en un clima dramático (eso es lo que suponemos ahora de grandes...) A la vez recordábamos lo que leíamos a los nueve años y era muy pero muy pobre...Cómo cambian las niñeces!

Jochini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jochini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jochini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jochini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zacatillo dijo...

Ayer releí mi ejemplar de Keko el mago (el libro naranja de Colihue), impulsado por este posteo.

Me reí de nuevo grande y sanamente con los arrebatos de Keko para con su madre y Mechita. Me había olvidado que Keko le disparaba a Mechita con su orín desde el balcón; le doy gracias al Anónimo que comentó sobre eso, pues por ello es que, en parte, acudí a esa gustosa relectura.

Miles de gracias, maestro, por compartir esta inspiración con nosotros.

Anónimo dijo...

http://absencito.blogspot.com/2009/02/wonder-bondage.html

Nine no fue el unico perturbado.
disfruten de un blog de investigacion FABULOSO que encontre. saludos.