jueves, 15 de mayo de 2014

Toulouse y Gardel.


Pocos años atrás hice un viaje al sur de Francia.
He aquí algunas fotos de la casa natal de Carlos Gardel, una de la tantas galerías del centro de la ciudad de Toulouse con murales del cantor, y un placa cualquiera con el nombre de una calle, que está en los dos idiomas, el francés arriba, y el occitano (muy similar al catalán), debajo.  Esta es la lengua original de ésta región que abarcaba el reino de Aragón, Cataluña, y todo el sur de la Francia actual, Toulouse incluída.  
Era el territorio de los cátaros o albigenses, un secta considerada herética por el rey de Francia y por el papado de Roma, que fuera exterminada en el siglo XII.  Los occitanos (tal su nombre antes de ser derrotados y convertidos en franceses) era un pueblo de juglares y cantores.  Los últimos resistentes, unos 200, fueron encerrados en el castillo de Monfort y quemados vivos…mientras cantaban.
Cualquier vínculo con nuestro cantor nacional es factible, si uno cree en estas cosas del destino, de la reencarnaciones, y de los relatos con un buen final.
Buenas tardes.